Le Clair de la Plume: hotel de ensueño en el corazón de Grignan

Le Clair de la Plume: hotel de ensueño en el corazón de Grignan

Ubicado a 30 minutos de Montélimar, Le Clair de la Plume, y su restaurante Michelin, se convierte en el hotel más refinado del pueblo de Grignan.

En asociación con Paris, s’il vous plaît !

Nuestra aventura para llegar a Le Clair de la Plume comienza en la Gare de Lyon (Paris) donde tomaremos el TGV para, luego de tres horas de viaje, llegar a la estación de Montélimar, en la Provence francesa.

Desde allí, será necesario pensar en un vehículo particular y realizar un trayecto de, aproximadamente, 30 minutos que separan Montélimar de Grignan, donde se ubica este cinco estrellas.

Al llegar a este pueblo medieval de los siglos XIII y XIV, nos encontramos con Le Clair de la Plume, con una posición estratégica frente un lavadero de 1853 que, en esos años, sirvió a las lavanderas del lugar.

La búsqueda constante de la calidad

Es importante destacar que Le Clair de la Plume es mucho más que un hotel. Es un conjunto que engloba, ademas, un restaurante Michelin, un bistro, un salón de té y una boutique.

El hotel fue creado en 1999, tomando parte de un edificio de los siglos XVII y XVIII, pero en ese entonces sólo contaba con 10 habitaciones y proponía solo el desayuno.

En una búsqueda constante de la satisfacción de sus clientes, el hotel realizó diferentes trabajos de renovación utilizando materiales y muebles antiguos.

Desde 2003, su salón de té “dulce y salado” forma parte de sus mayores éxitos. El mismo propone 50 variedades diferentes de té, café, chocolates y platos a base de productos frescos.

Dos años más tarde, una nueva atracción abrió a solo 200 metros de la casa principal.

Se trata de un jardín mediterráneo que incluye una piscina bio (sin tratamiento químico), una colección de plantas, un restaurante “al aire libre” y un pabellón “para los enamorados”, para vivir una estadía diferente.

Su última gran extensión, a 400 metros de la casa principal, es “La Ferme Chapouton”, un complejo que incluye 9 habitaciones contemporáneas, una piscina climatizada al aire libre y un restaurante bistro con vista panorámica sobre Grignan y su castillo.

El mismo cuenta también con una sala de seminarios capaz de recibir hasta 50 personas.

Piscina de La Ferme Chapouton en Grignan
Julien Allano: la firma gastronómica del Clair de la Plume

Oriundo de Avignon, el chef Julien Allano llegó al Clair de la Plume en 2013 para asumir la dirección del restaurante.

Desde ese mismo momento, propone un menú “bistro” para los almuerzos y una carta gastronómica para la cena.

El fruto de ese trabajo llegará en 2015 con la obtención de una estrella Michelín.

La cocina de Allano está centrada en la autenticidad de los productos. Su lema principal es la evolución en la tradición.

Quienes visiten el restaurante tendrán la posibilidad de saborear una cocina basada principalmente en los productos que ofrece la región gracias al trabajo que el chef realiza con los diferentes productores de la zona para que esos sabores estén presentes en su cocina.

Todo esto sumado a su creatividad y profesionalismo hacen de Le Clair de la Plume un restaurante auténtico y refinado.