Una degustación gastronómica y enológica en el Valle del Loira

Una degustación gastronómica y enológica en el Valle del Loira

En esta ocasión, Andrés Alonso Ureña viaja al conocido Valle del Loira para hacernos descubrir el restaurante L’Ecluse, ubicado enla ciudad de Amboise.

Por Andrés Alonso Ureña

Hola queridos lectores, hoy me gustaría compartir con vosotros mi última experiencia gastronómica en la ciudad medieval de Amboise, ubicada a unos 22 kilómetros de Tours.  

El restaurante que tuve el placer de descubrir llamado “L’Ecluse” se encuentra en el Valle del Loira, entre el castillo de Clos Lucé en el que vivió Leonardo da Vinci y  el Castillo Real de Amboise.

Un entorno pacífico y acogedor rodeado de praderas con una gran oferta cultural.

Otra de las particularidades de esta zona geográfica es su diversidad de tierras vinícolas, aspecto bastante atractivo para los amantes del enoturismo.

Y no os lo digo por casualidad, porque precisamente estuve visitando una de las bodegas de esta región llamada Jean François-Mérieau en la que disfruté más que un niño en una tienda de golosinas.

Andrés-Alonso-Ureña-en-el-Valle-del-Loira ©Andrés Alonso Ureña
Un lugar cuyo nombre nos acompaña desde hace cuatro generaciones

Esta producción vinícola con más de 35 hectáreas empezó a cobrar vida después de la segunda guerra mundial, durante la cual Georgina se quedó viuda y decidió desarrollar dicha actividad.

Toda una gama de vinos con diversas tonalidades queda a disposición de los paladares más entrenados capaces de discernir las notas de viña joven en la cata, y de apreciar la personalidad de los viñedos más jóvenes.

Durante mi visita en la bodega de Jean François-Mériau me decanté por la degustación de varias gamas de vino blanco.

Uno de mi favoritos se llama “coeur de Roche” que destaca por color pálido con reflejos dorados cuya boca suave y redonda presenta notas de cítricos.

Otro de mis preferidos es el denominado L’Arpent des Vaudons” con un aroma es más vegetal que se combina con una boca suave y redonda.

Si tenéis la oportunidad de visitar este lugar, no os limitéis solo a estas dos opciones puesto que hay una gran variedad de tintos, rosados y espumosos. 

Gratinado de patatas en forma de flor acompañado de un filete de ternera ©Andrés Alonso Ureña
Gratinado de patatas en forma de flor acompañado de un filete de ternera ©Andrés Alonso Ureña
Barra de chocolate compuesta por una mousse de cacahuete ©Andrés Alonso Ureña
Para especial en el restaurante L'Ecluse

Tras haber visitado la bodega, mi ruta sibarita acabó en el restaurante gastronómico “L’Ecluse”.

A nivel estético, el ambiente me pareció bastante acogedor con una decoración espaciosa en la que denominan materiales como el hierro forjado y la madera en bruto.

Un estilo minimalista, sobrio y elegante que también encontré en la presentación de los platos.

Como entrante elegí raviolis de langostinos acompañados de una ensalada de aguacate y galleta de queso parmesano con sésamo.

El plato principal fue un verdadero delirio gustativo, la presentación de este último estaba compuesta por un gratinado de patatas en forma de flor acompañado de un filete de ternera criada en la región de “Limousin”, una crema de guisantes esparcida en mini dosis y un jugo reducido con un toque de soja (foto).

En cuanto al postre, como soy bastante goloso, opté por la barra de chocolate compuesta por una mousse de cacahuete y coronada con un helado de cacao puro (foto).

En resumidas palabras, si queréis disfrutar de un recorrido gastronómico de calidad por el Valle del Loira, Amboise es un acierto seguro.

Foto: Spencer Means – Flickr