La increíble epopeya de Louise Michel

Comuna de París: la increíble epopeya de Louise Michel

Para concluir nuestros artículos sobre la Comuna de París, pero también para iniciar una serie de retratos de estas grandes mujeres que han marcado la historia de Francia, nos centraremos en la increíble epopeya de Louise Michel.

Por Sarah Auduc y Cassandra Riom

Del castillo a la escuela

Nacida el 19 de mayo de 1830 en un castillo de la región francesa de Haute Marne, era hija de una sirvienta y del hijo de un escudero, que huyó en cuanto se anunció el embarazo.

Sin embargo, aunque no fue reconocida por su padre, Louise Michelle fue criada por sus abuelos paternos. Recibió una muy buena educación, teniendo acceso a libros (Voltaire, Rousseau) a diferencia de otras niñas de su época. 

En 1850, a la muerte de sus abuelos, Louise Michel y su madre fueron expulsadas del castillo donde habían vivido hasta entonces.

En 1851 se trasladó a Chaumont, donde Louise Michel aprueba su Brevet de Capacités para ser maestra, pero se niega a prestar juramento a Napoleón III, ya emperador. Esto no le permitió trabajar como profesora en el sistema educativo nacional, por lo que decidió crear su propia escuela en 1852.

Louise Michel en París

En 1856 se trasladó a París, continuando con su trabajo como profesora durante el día y participando en clases de ciencias y debates políticos por la noche, a menudo en las iglesias. Allí conoció a Blanqui, que no dudó en evocar la violencia como medio necesario para devolver el poder al pueblo. 

Fue durante este periodo cuando forjó sus convicciones políticas, cada vez más radicales. 

En 1869, además de su trabajo como profesora y su participación en diversos debates, Louise Michel se convierte en secretaria de la Sociedad Democrática de Moralización, que ayuda a las trabajadoras a aprender a negociar con los patrones para obtener mejores condiciones de trabajo y salarios. 

En 1870, durante el asedio de París, al ver que la hambruna va ganando terreno, crea una cantina y se encarga de su organización para que los niños más indigentes y sus alumnos puedan alimentarse.

Luise Michel en París

La comuna de París

Cuando en 1871 estalló la Comuna de París, fue la primera en tomar las armas, ofreciéndose voluntaria para asesinar a Adolphe Thiers en Versalles, proyecto que no prosperó.

Durante todo el periodo de enfrentamiento con los Versallenses, Louise Michel ocupará varias funciones: profesora (de hecho a pesar de los bombardeos sigue enseñando), luego enfermera, milita con los Federados para continuar la lucha, e improvisa soldados, escondiendo bajo su largo abrigo un fusil, que no duda en utilizar.

Durante la sangrienta semana, demostró su valor, participando en la última batalla en el cementerio de Montmartre nada más terminar, y no dudó en acudir a la barricada de Clignancourt como refuerzo.

Louise Michel estaba decidida a continuar la lucha, pero el 24 de mayo de 1871 su madre fue capturada por los Versallenses. Al no tener otra opción para liberar a su madre, se rindió.

El juicio y el exilio

En diciembre de 1871, Louise Michel fue juzgada por su participación activa en los acontecimientos de la Comuna. Reconoce todos los cargos y aprovecha para convertir su juicio en una plataforma. No pidió ningún trato especial en relación con los hombres ejecutados. Declara: “Como parece que todo corazón que late por la libertad tiene derecho hoy sólo a un poco de plomo, reclamo mi parte”.

Condenada al exilio, pasó dos años en la prisión de Satory, antes de ser deportada en 1873 con otros prisioneros de la Comuna, a Nueva Caledonia. Este exilio radicalizará sus convicciones, adoptará las ideas anarquistas.

Anticolonialista, se hizo amiga de los nativos, los canacos. Aprendió su lengua y sus costumbres, que recogió en un libro: “Légendes et chansons de gestes canaques“. En 1878, los canacos se rebelan contra los colonizadores franceses. Louise Michel defiende a los canacos en vano.

En 1879 se le autoriza a reanudar su trabajo como maestra de los hijos de los deportados. En 1880 todos los deportados de la Comuna son indultados, Louise Michel puede finalmente regresar a Francia.

De mujer a leyenda

Cuando llegó a París, más de 10.000 personas acudieron a ovacionarla. De hecho, desde su exilio se ha convertido en una leyenda, el símbolo vivo de la revolución.

Es solicitada en todas partes para diversas reuniones y conferencias políticas.

Además de sus actividades militantes, escribió una novela por entregas, Misery, que tuvo un gran éxito. En 1882, durante una reunión, propuso la adopción de la bandera negra para representar al anarquismo:

“No más bandera roja mojada con la sangre de nuestros soldados. Llevaré la bandera negra, llorando a nuestros muertos y nuestras ilusiones”.

Al año siguiente fue detenida por liderar una manifestación que degeneró en el saqueo de tres panaderías. Louise Michel fue condenada a seis años de prisión, pero fue liberada después de tres años.

En Le Havre, el 22 de enero de 1888, tras una de sus conferencias, un hombre subió al escenario, se persignó y disparó a Louise Michel con una pistola. Sobrevivió: la primera bala sólo le rozó el lóbulo de la oreja; la otra le penetró en el cráneo y se quedó estancada.

Apenas recuperada, se negó a presentar una denuncia contra su agresor e incluso llegó a defenderlo, considerando que había actuado bajo la influencia de los sacerdotes, que en ese momento impartían educación política al pueblo.

Louise Michel no perdió el tiempo y continuó sus conferencias en Francia, en parte de Europa e incluso en Argelia.

Con el paso del tiempo, su salud se deterioró y murió de neumonía el 9 de enero de 1905 en Marsella. A su funeral asistieron miles de personas.

Pionera feminista

¡Qué increíble epopeya vivió Louise Michel durante su vida! Fue a su vez profesora, conferencista, conductora de ambulancias, soldado, escritora, etc. Habrá luchado a lo largo de su vida tanto en el plano de las ideas como en el terreno. Hasta su último aliento se mostrará inflexible y digna.

Pionera feminista, siempre en la reflexión, entendió que la educación política se hace desde las edades más tempranas. Hará un punto de honor para forjar un pensamiento crítico y humanista para todos.

Louise Michel es una de las grandes figuras de la historia de Francia, de la que revelaremos algunos retratos elegidos por sus compromisos, próximamente.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.